UN LÍDER HECHO DE CORAZÓN

En el mundo a través de la historia se han hecho leyenda innumerables líderes, podría mencionar muchos que han aportado grandes beneficios a la sociedad, que ha revolucionado formas de pensar, de actuar, que han liderado con dedicación, con pasión, pero solo conozco uno que los supera a todos y que realmente fue un líder hecho de corazón. Este líder hablaba al corazón, enseñaba desde el corazón, sanaba el corazón, quebrantaba el corazón y un día sangro su corazón en un acto de amor para salvar a la humanidad.

Jesucristo la expresión máxima de amor, no podríamos hablar de liderazgo de corazón o lideres hechos de corazón sin colocarlo a él en el primer lugar como referente clave y es aquí donde encontramos el punto de partida, para lograr ser un líder hecho de corazón necesitamos primero saber que es el corazón y conocer lo que hay en él.

El corazón es el órgano principal circulatorio del cuerpo, músculo, lleva oxígeno al cuerpo, transporta sangre a través de las arterias, es un músculo que se autocontrola, esta es una descripción muy generalizada de lo que es el corazón.

¿Pero más allá de lo que es el corazón físicamente que tenemos en el corazón?

Quizás podríamos chequear de forma muy detallada y podríamos encontrar rabia, enojo, falta de perdón, egoísmo, amargura, frustración, temor entre otras, no podemos liderar con un corazón enfermo es necesario sanar para poder desarrollar un liderazgo que no contamine, un liderazgo que realmente impacte vidas.

Antes de compartir las 3 claves para enseñar desde el corazón es necesario que en tu intimidad abras tu corazón y respondas estas preguntas: ¿Cómo esta tu corazón?, 2. ¿Que hay en tu corazón? 3. ¿Cuál es el aroma de tu corazón? 4. ¿Cómo inspiras a otros?

Claves para enseñar desde el corazón: tomadas del corazón físico y espiritual.

  1. Adquiere un Espíritu suave y apacible: existen líderes que creer que si brindan un trato suave son visto débiles de carácter y colocan una coraza fuerte que no permite que se vea un corazón sensible. No es sano liderar con rudeza puede que muchos por temor te respondan, pero no lograras cambios profundos o resultados perdurables. “Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Esta sí que tiene mucho valor delante de Dios”.

(1pedro: 3:4)

  • Ejercita el Autocontrol: teniendo en cuenta que el corazón es un músculo que se autocontrola, es necesario como líder manejar el dominio propio para no ir a lastimar a las personas que tienes cercanas y que te ven como el modelo a seguir. El autocontrol debe verse reflejado en lo que dices, en lo que haces en lo que decides. En momentos de tensión adquiere herramientas que te ayuden a controlarte para que puedas ver con claridad y actuar de forma sabia, inteligente y prudente.
  • Brinda Impulso: Al igual que el corazón que necesita un impulso para contraerse y que este se produzca rítmicamente para que el corazón se contraiga unas setenta y cinco veces por minuto lo mismo sucede con las personas que lideras necesitan ser motivadas, animadas, reafirmadas, pero es difícil que un líder que este con dolor, rabia, frustración, resentimiento pueda animar de corazón.

Estas tres claves a compañas de un corazón dispuesto, sincero, genuino colocan en evidencia a un líder hecho de corazón que con AMOR logra influenciar a su alrededor. “Que nunca te abandonen el amor y la verdad: llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón”. Prov. 3:3

Por: Xiomara Bohórquez
Founder Fundación mi llave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.